Four ducks by Willem van den Berg
Scroll to zoom, click for slideshow

Four ducks 1935

Willem van den Berg

Pintura de aceitePanelPintura
26 ⨯ 27 cm
€ 16.500

Simonis & Buunk

  • Sobre la obra de arte
    Verso dated October 1935. Legacy of Eduard van Beinum (1900-1959), Amsterdam.
  • Sobre el artista
    Willem van den Berg pintó naturalezas muertas, animales, géneros, paisajes y retratos, pero fue más conocido por sus representaciones de campesinos, agricultores y, en particular, pescadores de Scheveningen y Volendam. Primero se formó con su padre, Andries van den Berg, un renombrado pintor, grabador y profesor en la Academia de La Haya. Más tarde se matriculó en la Academie voor Beeldende Kunst de La Haya y fue alumno de Carel Frederick Louis Wild y Willem Adriaan van Konijnenburg. Van den Berg también realizó viajes de estudio a Bélgica, Italia, Inglaterra y trabajó con los artistas de Barbizon en Francia. Posteriormente se convirtió en instructor en el estudio Eerste Nederlandse Vrije en La Haya. En 1926 expone un cuadro en el Jeu de Paume de París. En 1938 se trasladó a Amsterdam. Desde 1939 hasta 1953 fue director e instructor de la Academia Nacional de Bellas Artes de Ámsterdam. Demostró ser un maestro popular y entre sus alumnos se encontraban Jan Batermann, Joop Broek, Jacobus Johannes Brouwers, Jan Engelberts, Lydia Hoeffelman, Bob Hoope y Kurt Löf, entre muchos otros. En 1959 recibió el segundo premio en la Exposición Internacional de Arte de Edimburgo. Fue miembro de la Asociación “Arti et Amicitiae” en Amsterdam, del Pulchri Studio en La Haya y uno de los artistas Gooische que pintaron en Laren. También trabajó como artista gráfico ejecutando linóleo y litografías. Sus obras se pueden encontrar en los museos de Amsterdam, Assen, Budapest, Deurne, Enkhuizen, La Haya, Laren, Rotterdam y Trieste. Las principales influencias en su trabajo fueron las pinturas de Willem Adriaan van Konijnenburg, Johann Joseph Aarts y los viejos maestros, en particular Pieter Brueghel el Viejo. Como resultado de su tiempo entre los pintores de Barbizon, también es evidente una conexión con Jean François Millet. Van den Berg se ha caracterizado como un artista ingenuo y fue incluido en exposiciones como Meesters der Europese Naieven en el Centraal Museum, Utrecht en 1970. Tal terminología parece algo inadecuada al describir la magia particular que este artista creó, ya que siempre se mantuvo ajeno a la tendencias, buscando continuamente su propio camino desafiando perpetuamente la definición. A solo once millas al norte de Ámsterdam, Volendam durante gran parte del siglo XX permaneció congelado en el tiempo, al margen de la vida moderna. La simplicidad del estilo de vida dentro de la comunidad pesquera llevó a la creencia de que los Volendammers eran generalmente piadosos, honestos, saludables, felices y modestos. Sus coloridos atuendos y pequeñas casas de madera con interiores de casas de muñecas repletas de objetos se consideraron inmensamente encantadores. De fácil acceso después de mudarse a Ámsterdam en 1938, Van den Berg visitaba con frecuencia el pueblo que había sido popular entre artistas y turistas desde la década de 1880 y la reverencia que sentía por sus habitantes es evidente en todo el cuerpo de su obra. Arraigada en el pasado por la negativa a ponerse ropa moderna, la modelo es emblemática de una época que prácticamente se había desvanecido. Su rostro curtido por la intemperie y sus manos poderosas subrayan la dureza y la resistencia necesarias para vivir en el mar. Coronado por el sombrero de piel o karpoets típico de Volendam, su expresión es de obstinada determinación. Resplandece con su túnica, su bufanda negra y su abrigo tipo cosaco, y los botones que le faltan solo aumentan la fuerza de las imágenes. Sus pulgares se cierran alrededor de su cintura mostrando un gran botón plateado, una reliquia que se habría transmitido de padres a hijos. Los pantalones eran oscuros y extremadamente anchos que servían de protección contra la humedad y el frío en el mar abierto y se rumoreaba que los zuecos en Volendam eran los más grandes usados ​​en Holanda. Se ha registrado que las visitas de Van den Berg a Volendam se dedicaron principalmente a esbozar la población que se encontraba en los muelles y los barcos en el puerto. Una vez de vuelta en el estudio, estas representaciones sirvieron de base para aceites potentes. La impasibilidad de sujetos como nuestro modelo hizo que un crítico de arte contemporáneo comparara una cabeza similar a la de un faraón egipcio. (“Kop van een Volendammer vergeleken met de kop van een Egyptische faro”.) Para Van den Berg, su fuente de inspiración más constante fue siempre Volendam.

¿Está interesado en comprar esta obra de arte?